Noticias

Consejos para estudiar y trabajar al mismo tiempo

      
Fuente: Shutterstock

Estudiar y trabajar son dos tareas que requieren de mucha energía, pero no hay nada que no puedas lograr si tienes fuerza de voluntad. Reconocemos que son tareas extenuantes, pero los beneficios de comenzar a trabajar cuando aún estás estudiando valdrán los esfuerzos. ¿Cómo hacer para organizarte y poder con todo? Quizá te sirvan los consejos que vienen a continuación.



Cómo estudiar y trabajar al mismo tiempo

 

1 – Organiza y administra tu tiempo

Ya hemos dicho que estudiar y trabajar a la vez es una gran exigencia, por lo que organizar tu tiempo y dejar lo menos posible librado al azar es una de las claves para no desbordarte. La buena gestión del tiempo conlleva que organices la máxima cantidad de tareas posibles, desde un calendario con las asignaturas y las fechas importantes de cada una (pruebas, entregas) hasta cocinar para varios días y no tener que estar encargándote de eso cuando llegas cansado al final del día, la ropa que te pondrás en la semana y todo lo que se te ocurra que entra dentro de la órbita de mantener el orden a tu alrededor.

 

2 – Haz cada día un poco

Lo mejor es que lleves las asignaturas al día y que no te encuentres con que tienes que estudiar 10 temas distintos en un fin de semana. Puedes aprovechar los “momentos muertos” en el autobús de camino al trabajo o de cualquier momento del día para repasar las lecciones vistas en clase o los temas que se tocarán. Para esto es imprescindible que siempre lleves contigo alguno de los materiales (tampoco todos, ya sabes que no podrás leerlos a todos).

 

3 – Sé flexible

Está bien que quieras cumplir con todo, pero quizá no sea posible cumplir con todas las asignaturas de la universidad. Debes saber desde ya que es muy probable que terminar la universidad te lleve un poco más de tiempo, porque tal vez tengas que postergar materias para otros semestres. Pero no debes permitir que esto te angustie ya que estás en medio de una tarea titánica: estudiar y trabajar al mismo tiempo.

 

4 – Fija tus prioridades

Si debes trabajar para costear tus estudios y sobrevivir, entonces el trabajo es algo que no puedes descuidar; pero si tienes la posibilidad de encontrar un trabajo flexible de medio tiempo y con esto te alcanza podrás dedicar más tiempo a tus estudios. Quizás también tengas la opción de estudiar algunas materias a distancia, lo que te permitirá ahorrar tiempo y dinero en trasladarte. Conoce todas las posibilidades que se puedan dar y de ahí fija tus prioridades.

 

5 – Cuéntale a tus compañeros y a tus jefes que estás haciendo

Tanto tus compañeros de estudio como tus jefes y tal vez hasta los profesores deben saber que estás trabajando y estudiando al mismo tiempo, ya que te podrán echar una mano cuando estés más agobiado. Es importante que se lo hagas saber a tus superiores para que no te sobrecarguen y que no te pidan que hagas horas extras; y en cuanto a tus compañeros ellos también podrían ayudarte por ejemplo poniéndote al día y prestándote apuntes si hubo una clase a la que no pudiste asistir. Sin abusar de la voluntad del resto, una buena idea es pedir ayuda cuando no podemos con todo.

 

6 – Recuerda siempre tus objetivos

Hay días en los que sentirás que no puedes más y es justamente en esos momentos cuando tienes que recordar firmemente tus objetivos para no dejar “el barco a la deriva”. Y si bien siempre debes tener claros tus proyectos y trabajar por ellos, también ten presente que no eres una máquina y que necesitas tiempo de descanso y distracción. Recuerda que cuando esto pase te sentirás orgulloso de lo que pudiste conseguir gracias a tu esfuerzo.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.