Noticias

5 motivos para tomarte un año sabático

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock

Crecer personalmente, conocer personas y otros modos de pensar y ver el mundo… estos son solo algunos de los beneficios de tomarse un año sabático. De hecho, las más prestigiosas instituciones del mundo como la Universidad de Harvard, alientan a los estudiantes a tomarse un descanso antes de matricularse y comenzar una carrera; e incluso en los países anglosajones existe una forma de nombrar esta pausa que se realiza después de terminar la secundaria y antes de ingresar a la universidad: gap year.


Pero tomarse un año sabático no es lo mismo que quedarse 365 días cruzados de brazos mirando TV, sino que es un tiempo que debe ser aprovechado para hacer cosas significativas, como viajar, aprender idiomas, aprender un oficio, trabajar de voluntario, realizar una pasantía o lo que sientas que aportará a tu desarrollo personal y también profesional. Este “Gap Year” es visto como una manera en que los estudiantes se vuelven independientes y adquieren ciertas responsabilidades en ese pasaje a la vida adulta que es la universidad, por lo que para cumplir con el objetivo se deben hacer planes con tiempo.


5 razones por las que tomarse un año sabático


1 – Tendrás tiempo para investigar tus verdaderos intereses

Muchos estudiantes tienen una vocación temprana, pero muchos otros deben tomar decisiones casi apresuradas cuando terminan la secundaria, matriculándose en una carrera que después descubren que no era la que les hubiera gustado estudiar. En cambio cuando te tomas un año sabático reduces significativamente las posibilidades que esto suceda, ya que tendrás mucho tiempo para investigar y descubrir que es lo que realmente te motiva.


2 – Puedes empezar a trabajar

Empezar a trabajar, aunque sea por un breve tiempo, es una experiencia que te ayudará a reafirmarte como una persona responsable y es un camino hacia la independencia económica. Cumplir un horario, conocer cómo se manejan las relaciones laborales y tus derechos y obligaciones en este sentido es un gran ensayo para tu vida profesional futura.


3 – Podrás desarrollar nuevas habilidades


Seguramente tengas claro en qué eres bueno, pero siempre resulta un desafío ponerse a prueba en otros aspectos en los que te sientes inseguro. Y justamente esto lo puedes lograr tomando responsabilidades fuera de tu zona de confort, como por ejemplo comenzando a trabajar aunque sea en un rubro que no te apasiona.


4 – Podrás viajar


Al viajar por el mundo creces y te enriqueces en muchos aspectos personales, ya que al estar lejos de tu familia, de tus seres queridos y de todo lo que conoces te vuelves más independiente y aprendes a manejar con responsabilidad tus finanzas; a la vez que al conocer nuevas personas y culturas adquieres una perspectiva mucho más amplia de todas las cosas volviéndote más seguro de ti y tus opiniones e incluso cambiando algunas que creías tener totalmente formadas. Esto, sumado a que puedes aprender o practicar un nuevo idioma.


5 – Estarás completamente renovado


Tomarse un año sabático no solo supone vivir nuevas aventuras y desafíos, sino que también te brinda un tiempo suficiente para descansar y aclarar ideas. Después de esta experiencia tendrás más ganas que nunca de retomar los estudios, sabiendo aprovechar lo aprendido como una posibilidad de destacarte de forma positiva .



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.