Noticias

5 consejos para dejar de compararse con los demás

      
Fuente: Shutterstock
Algunas personas pueden argumentar que las comparaciones, sobre todo el “querer ser” como alguien que “está mejor”, son muy buenas para esforzarnos y cumplir con los objetivos que nos lleven a alcanzar ese “ideal” que vemos en el otro. Pero lo cierto es que compararse con los demás todo el tiempo es una conducta que a la larga daña la autoestima de una persona, por lo que es un comportamiento que hay que evitar y erradicar del todo. Averigua más acerca de por qué no deberíamos compararnos con nadie y 5 consejos para dejar de hacerlo.


5 consejos para dejar de compararse con los demás



1 – Comienza por prestar atención


Pon atención en cuantas veces al día te estás comparando: con un compañero de oficina, con una modelo de revista, con alguien que conoces de siempre y tiene tu edad y un mejor trabajo, un mejor pasar y seguramente un mejor futuro. Presta atención a cuántas veces al día te estás “midiendo” con alguien más, aunque solo tú te enteres.


2 – Ahora piensa en cómo te hace sentir


Poner atención en cómo te hace sentir el compararte con los demás es clave para darte cuenta que quizás estés magullando tu confianza, sin sentido. Siempre habrá alguien más listo, más guapo y con mejor suerte; por lo que si por ahí van tus comparaciones, siempre terminarás perdiendo. Lo mejor que puedes hacer si tu afán es el de superación es pensar en cómo podrías mejorar tú en base a tus capacidades y posibilidades, pero sin involucrar a nadie más.


3 – Ten en cuenta que la comparación es una actitud “injusta”


Cuando te comparas con alguien lo haces midiendo tus puntos débiles con sus puntos fuertes (o viceversa). En general cuando las personas se comparan con quien sienten que está mejor tienden a idealizar a esta otra persona, a la que en el fondo no conocen, y que si conocieran un poco más de cerca verían que es alguien de carne y hueso que también tiene sus errores, sus defectos y sus problemas como todo el mundo.


4 – Valora lo que has conseguido


Piensa en el esfuerzo que has hecho por lograr las cosas que te has propuesto y lo fuerte que has sido al sortear algunas dificultades. Más que una frase hecha ésta es una verdad: si quieres que te valoren comienza por valorarte tú mismo. Confía más en tus capacidades y trabaja en tus debilidades, pero no intentando superar a nadie más que a ti mismo. Esta es la diferencia entre trabajar en tu progreso personal y convertirte en una persona envidiosa.


5 – Comparte tu vida con quien lo merezca


Las comparaciones empiezan por lo general en la vida de una persona cuando apenas es un niño, aunque ahí las realizan primero los adultos. Por nuestra corta edad e inexperiencia, al ser niños no podemos “defendernos” de las comparaciones que se realizan sobre nosotros: “que su prima a su edad ya sabía leer”, “que su hermano siempre fue más simpático” y cuestiones por el estilo que no manejamos y tampoco podemos controlar.

Ahora bien, una vez llegado a adultos es importante que no permitamos más este tipo de comentarios sobre nosotros mismos. Si tienes una pareja, una amiga o incluso un familiar muy querido que siempre te compara con alguien con mejores atributos hasta dañar tu autoconfianza, debes ponerle un freno.

Cuida tu salud emocional y rodéate de personas positivas. Por supuesto que esto no quiere decir que solo pueden ser tus amigos quienes te “adulen”; pero es necesario por tu bienestar que le dediques tu tiempo a personas con las que te sientas bien y que si tienen que decirte una dura verdad lo harán para que tu estés mejor, pero no porque buscan dañarte.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.