Noticias

Cómo renunciar al trabajo

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock

Por más que estés cansado de tu empleo y ya no tengas una buena relación con tus jefes o compañeros, si te has hecho las preguntas correspondientes antes de dejar tu trabajo y decides que es hora de comunicar una renuncia, puede que sientas de todas formas cierta incomodidad; y ni que hablar si en tu trabajo te aprecian como persona y empleado. Pero lo cierto es que todos necesitamos en un momento cambiar para crecer o tomar nuevos desafíos profesionales; así que si tienes que renunciar a tu empleo lo mejor es que te vayas dejando la mejor impresión de ti


A la hora de renunciar a un empleo es importante que dejes la mejor imagen profesional que puedas, incluso si las cosas no estaban del todo bien en tu trabajo, ya que al ser nuevamente contratado por otra empresa, puede que pidan referencias a tus antiguos superiores. Irte bien de un trabajo e incluso lograr que las puertas queden abiertas será muy beneficioso para tu carrera, por lo que si vas a renunciar, sigue algunos pasos que te ayudarán a que tus jefes y ex compañeros te recuerden de forma positiva.


5 pasos para renunciar al trabajo y dejar la mejor impresión 

1 – Comunícalo primero a tu jefe directo

No les cuentes primero a tus compañeros que piensas irte permitiendo que el rumor se extienda por toda la oficina para que el último que se entere sea el más interesado: tu jefe, que es al fin y al cabo quien va a tener que solucionar el tema de tener un miembro menos en su equipo. Sin excepciones, la primera persona que tiene que enterarse que vas a renunciar es tu jefe


2 – Busca el momento adecuado

Encuentra un buen momento y un buen medio para comunicar que vas a renunciar. Un buen momento no es dos días antes de irte, ni mientras están en el almuerzo y un buen medio no es a través del teléfono. Escribe un mail a tu jefe solicitando una reunión, o si tienes la oportunidad de cruzarlo más seguido, entonces elije el momento correcto para decirle que necesitas reunirte con el cuanto antes.


3 – Habla con diplomacia

Todo se trata de esto, cuando tienes que comunicar algo (en este caso tu renuncia), lo mejor es hablar con diplomacia y claramente. Dile a tu jefe las razones por las que te vas pero sin caer en críticas acerca de tu trabajo. Aunque te vayas enojado por la falta de oportunidades o porque pediste un aumento de sueldo y te lo negaron o por la razón que sea, controlar tus emociones y hablar bien es necesario para que no se queden con una imagen negativa de ti. En cuanto a esto, también debes ser claro sobre cuantos días más podrás trabajar. Lo ideal sería que puedas comunicarlo unas dos semanas antes de la fecha en que piensas irte, para darles la oportunidad de que puedan encontrar a alguien para cubrir tu vacante.


4 – Termina todo tu trabajo antes de irte

No dejes ninguna de tus tareas sin completar; aunque esto te cueste tiempo y trabajo extra, es importante que lo termines. Si haces lo contrario dejarás entrever que no eres un buen compañero ya que cargar a los demás con tus responsabilidades no es justo y no te creará buenas referencias. Además, si te ofreces a capacitar a alguien más para el puesto que abandonas, dejarás la mejor impresión de ti como profesional.


5 – Agradece la oportunidad

Quizás si renuncias “enojado” no puedas ver en un primer momento lo positivo que te ha dejado trabajar allí; lo cierto es que a la larga te darás cuenta de que para algo te ha servido. Todas las experiencias laborales nos enseñan algo, así que vete agradeciendo la oportunidad. No pierdas la oportunidad de irte con buenas referencias.



Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.