text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Aprender un segundo idioma produce una mejora en la transmisión de información

      
Fuente: Shutterstock

Según lo han demostrado investigadores de la Escuela de Psicología de la Universidad de Kent en Reino Unido, aprender un segundo idioma, aunque sea en edades adultas, produce en el cerebro los mismos beneficios que ser bilingüe, y esto se da debido a que el estudiar otra lengua mejora la cobertura de la mielina, una sustancia responsable de la trasmisión de conocimientos.

 

Lee también


» 7 motivos para realizar un curso de inglés 

» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK 

» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 

  

La investigación publicada en la revista especializada en ciencia PNAS da cuenta del estudio llevado a cabo por científicos británicos, quienes demostraron que la cobertura de mielina aumentaba y mejoraba en personas bilingües como en las que aprendían un segundo idioma aunque fuera en la edad adulta.

 

 


La mielina es el componente encargado de garantizar los conocimientos en la “materia blanca”, una parte del sistema nervioso central recubierta por fibras nerviosas mielinizadas. “La materia blanca se denomina así porque los axones están envueltos en una capa de grasa, la mielina. Esta sustancia es como un aislamiento que impide la fuga de información en el axón –las avenidas principales que transfieren información– y asegura una mejor comunicación entre las neuronas” explicó Christos Pliatsikas, coautor del estudio. 

 

 

Cuando analizaron las imágenes cerebrales los investigadores pudieron comprobar que todos los participantes poseían los mismos grados de mielinización de los axones, tanto los bilingües como los que habían aprendido un segundo idioma. “Utilizamos un método de resonancia magnética denominada Diffusion-Tensor Imaging (DTI), que analiza el movimiento de las moléculas de agua a través de la materia blanca del cerebro. Cuando detectamos una mayor dificultad del agua para moverse a través de la sustancia blanca, supusimos que tenía un mejor ‘aislamiento’, es decir, una mayor mielinización de los axones” aseguró Pliatsikas. 

 

 

 

Es decir, las imágenes cerebrales presentaron en los estudiantes de la segunda lengua similitudes en la integridad de la materia blanca con respecto a los bilingües de toda la vida; pero no ocurrió igual con los participantes que hablaban solo un idioma; por lo que el bilingüismo -incluso los que aprenden de forma “tardía”- provoca cambios en la estructura que aportan beneficios incluso en los adultos, ya que ayuda a preservar la estructura de materia blanca en el cerebro; y esto provoca más eficacia a la hora de transferir la información.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.