text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Generación Z: ¿cuáles son los desafíos y características que presenta en la educación?

      
Fuente: Universia

La generación Z la conforman los jóvenes que hoy en día están en el entorno de los 20 años, un poco menos, un poco más. Lo que los caracteriza es estar todo el tiempo detrás de la pantalla del Smartphone; y aunque a muchos veteranos esto les parezca automatizante la realidad es que hoy en día es lo natural. Ésta forma de relacionarse nacida de la tecnología parece que llegó para quedarse, pero ¿Cuáles son los cambios más significativos que supondrá ésta generación?

 

 

» Conoce Miríada X, la plataforma pionera en e-learning donde podrás estudiar a través de los cursos online y ¡totalmente gratuitos!  

» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK 

» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 

 

En cuanto a la educación, parece muy difícil lograr que un niño que ya nace en un contexto tecnológico y crece con todo su entorno valiéndose de dispositivos electrónicos para, cada vez más, realizar cualquier tipo de tarea (desde “preparar la cena” a través de un click hasta pagar la cuenta del supermercado o decidir qué vestirá al otro día consultando el estado del tiempo o casi cualquier decisión sesgada por una consulta tecnológica mediante) pueda sentarse a leer un pesado libro de hojas amarillentas y olor a humedad. 

 

 

Al contrario, los maestros de la generación Z deben tener muy claro que el paradigma educacional está cambiando y que si quieren seguir captando la atención de sus alumnos deben adaptarse a lo que se impone. Presentaciones interactivas y una educación “más creativa” en el aula, donde se estimulen los sentidos a la vez que se orienta al estudiante a discriminar la información relevante de la que no, en medio de tanto flujo informativo, será la ardua pero necesaria tarea de los docentes. 

 

 

Con el auge de internet y todos los aparatos que se crearon aprovechando éste mercado, comienzan a desaparecer las barreras físicas de la educación. Es decir, aprender ya no se limita al salón de clases, y al contrario, están cada vez más difundidos los moocs, que son cursos online que el estudiante puede realizar desde cualquier parte del mundo ya que lo único que necesita es contar con una computadora con acceso a internet. Las universidades más prestigiosas del mundo se están adecuando a ésta realidad y ofrecen cursos con las mismas características de los presenciales a través de plataformas informáticas, como por ejemploMiríada X

 

 

En clase, los maestros se tendrán que preparar para que en el futuro primen las computadoras y tabletas, por lo que realizar un buen uso de ellas orientando la investigación del tema que se está tratando y el procesamiento de la información sin caer en la dispersión que suponen éste tipo de aparatos será otra de las tareas que deberá afrontar el docente. Cabe destacar que debido a éste panorama es lógico que la formación académica comience a incluir profesiones que antes no existían, suprimiendo otros trabajos u oficios que ya no tienen lugar.

 

 

 

Los Smartphones están cambiando nuestra manera de aprender y relacionarnos con los demás 


El ambiente socio histórico cultural en el que nacemos determina muchas de nuestras características como individuos, tanto físicas como psicológicas; por lo que al entender de la sicopedagoga Laura Barriocanal es razonable el planteo de que la generación Z haya incorporado en su estructura nerviosa distintos aspectos en cuanto a la forma de procesar la información. “Se trata del predominio de circuitos cerebrales que potencian la velocidad para el procesamiento de datos. Se desarrollan automatismos motores, que los vuelven capaces de teclear a velocidades asombrosas, mientras simultáneamente realizan otras actividades. Se da predominio al ingreso de la información visual sobre la auditiva”, declaró la experta al portal ABC

 

 

En ésta línea, Barriocanal asegura que es fundamental que los alumnos en los salones de clase sean incentivados en la investigación, el análisis y el desarrollo creativo. “No espere un espectador pasivo. Ya no es importante lo que se almacena porque todo está en Google (…), y al contrario aprenden mejor contrastando ideas con sus pares. Los métodos que propicien la cooperación y el diálogo serán herramientas fundamentales a la hora de enseñar”, agrega la profesional. 

 

 

Por su parte, la socióloga Diana García opina de la Generación Z que los jóvenes que pertenecen a ella afrontan una realidad de carácter efímero con una constante indeterminación. “Saturados en la velocidad de la brevedad del ‘aquí y ahora’, los lazos y las ataduras del compromiso duradero se desvanecen en proyectos de vidas que se encuentran en una transitoriedad permanente. Probablemente, fenómenos sociales como la alta rotatividad y flexibilidad en los empleos, los divorcios y las múltiples desorientaciones de formación profesional podrían ser explicados si profundizamos los alcances de esta nueva sociabilidad. Por lo pronto, podemos afirmar que la estabilidad se ha diluido”, enfatiza en declaraciones al mencionado portal.

 

 


¿Pero qué sucede entre el contraste de los nativos digitales frente a los que no nacieron con ésta tecnología incorporada? Los pertenecientes a la G. Z parecen percibir de otra manera el mundo, por lo que la convivencia entre una generación y otra a menudo no es fácil, y esto se ve de forma clara en el sector educativo. “Tienen hábitos y actitudes diferentes. Incluso en el entrenamiento del propio cerebro, que se desarrolla en la medida en que se lo utiliza. Las funciones que tiene el cerebro de una cultura eminentemente visual, virtual, son muy distintas a las de un cerebro permanentemente expuesto a disonancias cognitivas que le llevan a buscar soluciones nuevas a problemas complejos, lectura de materiales, efectos, que les exija leer” opina la ministra de Educación, Marta Lafuente; agregando que “Nadie sabe muy bien cuáles van a ser las consecuencias” pero que el desafío está en “comprender que estos son los tiempos que vivimos y fomentar el desarrollo humano lo más posible, porque ese es el objetivo de la educación”.

 

 

Según la licenciada en Psicología Evelyn Caniza de Holst, la clave está en hacer un buen uso de la tecnología, ya que ésta es parte de la realidad. “Hay que convivir y sacarle provecho; pero puede ser peligrosa si no hay monitoreo y acompañamiento de los padres y maestros”, opina, instando al Ministerio de Educación a aprovechar las ventajas del gran acceso a la información que se da actualmente. Además, asegura que la tecnología puede resultar muy beneficiosa en todos los ámbitos de la vida si se le da un buen sentido de uso, por ejemplo entre la familia que por algún motivo está distanciada y pueden conectarse fácilmente o entre hijos y padres que trabajan muchas horas, pero de todas maneras aclara que a su entender “Hay que evitar la dependencia de los aparatos y redes sociales, y promover el valor del relacionamiento directo”.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.