text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ventajas y desventajas de empezar a trabajar muy joven

      

¿Cuál es la edad perfecta para empezar a trabajar? Si bien por Ley los 14 años es la edad mínima para empezar a trabajar según la Ley Nro. 2332 promulgado por el Poder Ejecutivo, la verdad es que esta pregunta no tiene una única respuesta, ya que dependerá de la situación de cada persona. Lo cierto es que comenzar en el mercado laboral siendo muy joven tiene tanto ventajas como desventajas. Conoce cuáles son los pros y contras si estás en estás pensando en empezar a trabajar cuando aún estás estudiando.


Lee también
» El desafío de las empresas para retener los talentos de la Generación Z
» ¿Qué es el trabajo infantil?

Sea por el motivo que sea, son muchos los jóvenes que deciden empezar a trabajar cuando aún no han terminado la carrera. Es que la práctica laboral brinda muchos beneficios para la vida profesional, aunque también obliga a dejar de lado otras cuestiones en el aspecto académico. Hace un tiempo brindamos algunos consejos para estudiar y trabajar al mismo tiempo, y hoy analizaremos las ventajas y desventajas de conjugar ambas actividades. Evalúa la situación para tomar la mejor decisión de acuerdo a tus posibilidades.

 

Ventajas de empezar a trabajar cuando aún estas estudiando

1 – Adquieres experiencia

Si bien tu carrera te formará a nivel profesional, hay ciertas cosas que solo se aprenden en la práctica. La experiencia y el desempeño laboral son de los factores de más peso a la hora de contratar personal, estando incluso en ciertos casos por encima de la formación.

 

2 – Desarrollas múltiples habilidades

Trabajar desde temprana edad te colocará frente a desafíos que deberás resolver y que en la universidad no te explicaron cómo; por lo que te ayudará a desarrollar diferentes habilidades como la resolución de problemas o el aprender a trabajar bajo presión, entre otras.

 

3 – Te vuelves más maduro y responsable

Las obligaciones del mundo laboral son bastante distintas a las académicas. Aunque seas una persona 100% responsable de tus estudios, a veces puedes permitirte algunos permisos y licencias y aun así sigues en carrera; pero en el trabajo no pasa de la misma manera. Trabajar te vuelve más maduro y responsable sobre tus actos, ya que si te ausentas porque el día anterior te acostaste tarde tendrás que dar muchas explicaciones para no tener problemas.

 

4 – Conoces el valor del trabajo

En general no tenemos tanta idea del valor de la vida hasta el momento en que empezamos a trabajar. Ahí es cuando vemos claramente cuánto sale cada cosa en comparación con el sueldo que percibimos. Conocer el valor del trabajo y del esfuerzo te ayudará a valorar mucho más lo que tienes y a no despilfarrar en lo que no necesitas.

 

5 – Te vuelves un poco más independiente

Quizás el salario que puedes recibir en un primer empleo no sea el suficiente para irte a vivir solo, pero si podrás ganar tu propio dinero y comenzar a ahorrar para cumplir en el futuro tu sueño (como emprender un negocio, irte de viaje o mudarte de la casa de tus padres).

 

Estas son solo algunas de las ventajas de empezar a trabajar desde temprana edad. Existen muchas otras como el de ir ganando experiencia para tu currículum o formando una red de contactos profesionales que irás nutriendo en el resto de tu vida laboral. Pero no todo son ventajas, ya que trabajar desde muy jóvenes también tiene sus contras.

 

Desventajas de empezar a trabajar cuando aún estás estudiando

1 – Disminuirá tu rendimiento académico 

Dividir las horas del día entre trabajo y estudio puede ser muy extenuante, y seguramente tengas que relegar algunas cuestiones académicas para poder cumplir con todo. También es muy probable que si empiezas a trabajar cuando aún estás estudiando te atrases un poco en terminar tu carrera. Esto es completamente normal ya que las horas que antes solo invertías en estudiar ahora las tendrás que dividir entre ambas actividades.

 

2 – Tendrás menos tiempo para la familia y amigos

Las actividades sociales serán de escasas a nulas si trabajas y estudias a la vez. Ya no tendrás demasiado tiempo libre para pasar tardes enteras al sol; y cuando lo tengas, lo más probable es que quieras dormir y descansar ya que estarás bastante cansado.

Como hemos visto, las ventajas de trabajar y estudiar al mismo tiempo son muchas más que las desventajas. Pero empezar a trabajar siendo muy jóvenes es una decisión que debe tomar cada uno, respecto a sus necesidades y posibilidades. Si haces el esfuerzo de conjugar ambas cosas tendrás más para ganar que para perder y resultará un desafío del que te podrás sentir orgulloso. ¿Qué opinas tú?


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.