text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El ámbito educativo debate sobre el uso de Internet durante los exámenes

      
Fuente: Shutterstock

La idea de poder consultar los textos de estudio durante un examen hace algunos años era aceptada por un puñado mínimo de profesores, ya que las preguntas que éstos hacían estaban orientadas más hacia la reflexión y al poder demostrar que se había comprendido un tema. El paralelismo en la actualidad es que los alumnos puedan acceder a la web durante una prueba, una idea que está despertando la crítica de los docentes más tradicionalistas. Sin embargo hay una corriente de educadores que defienden esta práctica. Descubre a continuación los argumentos a favor y en contra de ambas posturas.

 

Lee también
» ¿Cómo utilizar Google para los trabajos universitarios?
» Generación Z: ¿cuáles son los desafíos y características que presenta en la educación?
» 5 consejos para mejorar la comprensión lectora


El británico Mark Dawe, jefe de la junta de exámenes de Oxford, Cambridge and RSA Examinations (OCR), asegura que los estudiantes deberían poder utilizar Google en sus exámenes SGCE y A-Level, lo que podría ser equivalente al grado escolar y bachillerato. “Creo que es la hora de plantear que los alumnos puedan acceder a Internet en los exámenes, aunque con un tiempo limitado”, aseguró el experto en un programa televisivo de la BBC, argumentando que el mundo y la educación han cambiado y que las personas deben entender y aprovechar las nuevas herramientas.

 

Dawe confía en que su idea es buena y reconoce que es una situación que no se va a dar a corto plazo; pero sin embargo cree que en el futuro será “inevitable”. La respuesta no se hizo esperar y ya desde la conservadora campaña Campaing of Real Education se tildó la propuesta de “una idea bastante tonta”. Lo cierto es que el debate ya está sobre la mesa y las políticas públicas y educadores deberán decidir si se aferran a la tradición o acompañan los innegables cambios que se están generando en todos los ámbitos con el acceso a Internet.

 

El catedrático en tecnología de la educación de la Universidad de La Laguna en Tenerife, España, Manuel Area, opina que si se tienen en cuenta las típicas pruebas en las que el alumno debe estudiar para retener información, el acceso a internet o consulta de libros no resulta adecuado, aunque se define “partidario de que este tipo de exámenes de memorización no tienen mucho sentido en la sociedad actual”. En su opinión la discusión debería centrarse más en la evaluación que en la forma de hacer los exámenes o de permitir el acceso a los recursos que están a disposición.

 

En cuanto a esto asegura que las clases deberían cambiar, y de hecho dice que el ya no utiliza el sistema clásico de enseñanza, que a cambio su fórmula es plantear problemas que sus estudiantes se van a encontrar en el futuro durante el desarrollo de su profesión. Como ejemplo explica que “se puede plantear a los alumnos que realicen una relación de cuatro hechos e intenten explicar por qué se producen. Para llegar a una conclusión pueden compartir información, analizarla y explicarla, para finalmente crearse su propia opinión”, asegurando que eso en Internet no se encuentra.

 

El profesor de educación tecnológica de la Universidad de Newcastle en Australia, Sugata Mitra, reflexionó sobre la relación entre la educación y la tecnología en un debate titulado ¿Está la enseñanza obsoleta?, recordando como hace mucho tiempo en su India natal para acceder a la universidad los estudiantes debían recitar las respuestas correctas al portero, hasta que llegó el bolígrafo y el papel, que cambió el sistema que impulsaba la habilidad para fijar respuestas a valorar más la capacidad de contestar preguntas. Este docente asegura que el nuevo cambio que se está experimentando con Internet debe transformar nuevamente el sistema, empezando por los exámenes.

 

En base a esto, asegura que no tiene sentido memorizar cuando las respuestas se encuentran en la web, así como tampoco lo tiene saber multiplicar existiendo las calculadoras ni saber escribir a mano cuando las computadoras corrigen hasta la gramática. “Lo único que la máquina no puede hacer por ti es diferenciar entre la información correcta e incorrecta. Por ahí, asegura, deberían ir los tiros”, enfatiza.

 

España es un país que ya ha realizado experimentos sobre el tema en cuestión. El grupo de investigación de Didáctica y Multimedia (DIM) de la Universidad Autónoma de Barcelona, propuso un programa de 2 años que involucró a unos 5000 alumnos y 150 profesores en 30 centros de España, Perú, México y Argentina que consistió en un primer momento en adaptar las evaluaciones permitiendo consultas en Internet y fuentes escritas durante los exámenes; donde al parecer un 70% de los profesores consideró que el resultado para los alumnos fue positivo.

 

Por su parte la catedrática del instituto en Lengua Española María Fernández cree que permitir utilizar internet en las pruebas no es una buena idea, aunque si es partidaria de que durante la clase se puedan realizar consultas en dispositivos móviles. Fernández asegura que si los estudiantes consultaran la web en las pruebas no habría forma de evaluar el conocimiento que han adquirido, y en la postura contraria a Mitra piensa que uno de los fallos del sistema actual educativo es la poca importancia que se da a la memorización, considerando que los conocimientos deberían estar en las personas y no solamente desperdigados en la nube. 


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.